3 demócratas, 3 escándalos: las claves de la tormenta política que amenaza con descabezar a los demócratas en Virginia

Noticias Populares

Aunque Trump niega el riesgo de recesión, la Casa Blanca considera algunas medidas preventivas, según reportes

El presidente Trump presume de la buena salud de la economía estadounidense, pero funcionarios de...

Hombre de Dover arrestado por huir de la policía tres veces

La policía arrestó a un hombre de Dover el sábado por la mañana después de que, huyera de la...

7.3 millones de dólares en propiedades: la enorme fortuna del líder de la Luz del Mundo y su familia

Las 10 propiedades que poseen los nietos del fundador de esta congregación evangélica están...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

3 demócratas, 3 escándalos: las claves de la tormenta política que amenaza con descabezar a los demócratas en Virginia

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Gobernador, vicegobernador y fiscal general: los tres políticos en línea de sucesión del poder del estado están envueltos en diferentes escándalos que incluyen acusaciones de racismo y agresión sexual.

 

La crisis en la política estatal en Virginia continúa creciendo mientras la presión por explicaciones y pedidos de renuncia crecen sobre, nada menos, que los tres políticos de mayor poder del estado, entre quienes la máxima autoridad del estado y los dos primeros en línea sucesoria del poder.

 

Lo que sucede es que el gobernador demócrata, Ralph Northam, está bajo presión para que dimita luego de que se conocieran fotos de sus épocas de estudiante, en 1984, que mostraban personas con trajes ofensivos para los afroestadounidenses. Aquella vieja imagen está generando presiones sobre el gobernador para que dimita al cargo que asumió en 2018, algunas que vienen de líderes importantes de su propio partido.

 

Pero si Northam finalmente dejara su cargo, quien debería sucederlo es naturalmente el vicegobernador, Justin Fairfax. El problema es que Fairfax ahora está envuelto en otro escándalo luego de que una mujer lo acusara por una presunta agresión sexual en 2004.

 

Y si ambos finalmente dimitieran, es el fiscal general del estado, Mark Herring, quien debe asumir el poder de acuerdo con la Constitución estatal. Pero se reveló que Herring también había posado en los años 80 con su rostro pintado de negro, una práctica considerada racista conocida como blackface, tampoco se sabe qué pasará con él, el tercero en la línea sucesoria.

 

El cuarto en la línea es el republicano Kirk Cox, presidente de la Asamblea General, el legislativo estatal.

 

El caso del gobernador Northam

 

Northam se disculpó días atrás por esa foto en su anuario en la que aparece un hombre disfrazado de afroamericano y otro con una túnica del Ku Klux Klan.

 

"Siento mucho la decisión que tomé de aparecer como lo hice en esta foto y por el daño que esa decisión causó entonces y ahora", dijo Northam en un comunicado tras la publicación de la imagen por parte de The Virginian Pilot.

El hecho provocó un terremoto en Virginia, un estado en donde se considera que empieza el Sur de EEUU, una zona en la que el pasado de segregación racial es un delicado tema centenario.

 

El caso del vicegobernador, Justin Fairfax

 

Fairfax, un demócrata afroestadounidense de 39 años considerado una figura carismática y quien además reemplazaría a Northam en caso de renuncia, fue acusado por una supuesta agresión sexual por una profesora universitaria.

 

Vanessa Tyson, una profesora y excolega de la Universidad de Stanford, dijo en un comunicado este miércoles que Fairfax la agredió sexualmente en la Convención Nacional Demócrata de 2004 en Boston.

 

Tyson dijo que se besó con Fairfax pero que la situación "se convirtió rápidamente en un asalto sexual".

 

El vicegobernador admitió el encuentro con la mujer pero dijo que fue consensuado y que se había comunicado cordialmente posteriormente con Tyson luego de aquel evento de Boston.

 

Fairfax emitió una declaración el miércoles nuevamente negando una acusación de agresión sexual de 2004 que resurgió esta semana. "En ningún momento ella me expresó ninguna incomodidad o preocupación por nuestras interacciones, ni durante ese encuentro ni los meses siguientes", dijo Fairfax.

 

"Como dije anteriormente, hace quince años, cuando era un estudiante de leyes soltero, tuve un encuentro consensual con la mujer que hizo la acusación", señaló. "Ella no indicó de ninguna manera que nada de lo que sucedió entre nosotros la hizo sentir incómoda".

 

Tyson contrató al mismo mismo equipo legal que representó a Christine Blasey Ford, la mujer que a fines del año pasado acusó al entonces candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh de conducta sexual inapropiada.

 

The Washington Post señaló que Tyson contactó al diario después de que Fairfax ganó sus elecciones en 2017 porque "dijo que se sentía obligada a informar el incidente, especialmente en medio del movimiento #MeToo". El periódico dice que "no publicó la historia en ese momento porque no pudo corroborar lo que Tyson contaba o encontrar quejas similares de conducta sexual inapropiada".

 

Fairfax dijo hoy que no tiene nada que ocultar y que no desea que la mujer sufra ningún daño o humillación.

 

El caso del fiscal general, Mark Herring

 

El demócrata Herring admitió este miércoles que en los años 80 se disfrazó "una sola vez" con la cara pintada de negro. Explicó que fue en una fiesta universitaria cuando su círculo de amigos "se vestía como raperos". Herring dijo que lo hizo para vestirse como el rapero Kurtis Blow para esa fiesta, cuando tenía 19 años.

 

"Parece ridículo incluso ahora escribirlo (...) Pero debido a nuestra ignorancia (...) y porque no apreciamos las experiencias y perspectivas de los demás, nos vestimos y nos pusimos pelucas y maquillaje marrón", señaló. "Fue una minimización (...) a las personas de color y una minimización de una historia horrible que conocía bien incluso entonces", añadió.

 

Qué dice la constitución de Virginia:

 

"En el caso de la destitución del gobernador del cargo o en el caso de su descalificación, muerte o renuncia, el vicegobernador se convertirá en gobernador".

 

"Si existe una vacante en la oficina del vicegobernador cuando el vicegobernador debe suceder a la oficina del gobernador o actuar como gobernador interino, el fiscal general, si es elegible para servir como gobernador, deberá suceder aesa oficina por el término no expirado o servir como gobernador interino".

 

Si Northam, Fairfax y Herring renunciaran a sus cargos, le tocaría gobernar el estado al tercero en la línea de sucesión: el presidente de la Asamblea, Kirk Cox, quien es republicano.

 

"Si el procurador general no es elegible para servir como gobernador, el presidente de la Cámara, si es elegible para servir como gobernador, sucederá a la oficina del por el término que no haya expirado o actuará como gobernador interino".

 

De darse una, o varias, renuncias en la línea de la sucesión, aquel que asuma la gobernación lo haría hasta que finaliza el mandato actual, hasta 2022.

 

Fuente: UN

eyh